¡¡Readmisión de las compañeras y compañeros despedidos en el ERE de la Federación de Industria!!

Desde GanemosCCOO hacemos un llamamiento a los delegados y afiliados de CCOO de la Comunidad de Madrid a acudir a los juzgados de lo social en la C/ Princesa 3, 10ª planta, para apoyar a las compañeras despedidas en los próximos juicios:

9 de Febrero  -  a las 10:30h. en el juzgado 39

16 de Marzo  -  a las 11:30h. en el juzgado 41

El pasado 31 de julio de 2014 concluyó el período de consultas del ERE presentado por la Comisión Ejecutiva de la Federación de Industria y, como consecuencia, en los siguientes días 35 compañeras y compañeros que prestaban sus servicios laborales en esta Federación causaron “baja voluntaria” o fueron simplemente despedidos.

Desde GanemosCCOO consideramos que los comportamientos y actitudes antidemocráticas exhibidas por los dirigentes de la Federación durante el período previo a la aprobación del ERE no son sino una manera de intentar ocultar el completo fracaso de un modelo sindical de pacto social y de aceptación de un retroceso continuado de condiciones y derechos laborales. Esa política ha conducido, como era previsible, a una fuerte caída de la afiliación y la consiguiente reducción de ingresos por cuotas. Pero en lugar de corregir la causa raíz del problema y cambiar la política del sindicato para que vuelva a ser una herramienta útil para la clase obrera y para que la afiliación se incremente, la dirección de la Federación de Industria ha optado por la vía fácil de sacrificar a una parte de los trabajadores del sindicato, emprendiendo un camino que sólo puede conducir al desastre.

Despedir a trabajadores del Sindicato, sean administrativos, técnicos o abogados, va a tener una inmediata consecuencia: prestar un peor servicio a los afiliados, reducir el apoyo a nuestros delegados, secciones sindicales y comités de empresa, y limitar los recursos a disposición de la acción sindical. Los compañeros y compañeras despedidos prestaban un servicio necesario, y su ausencia sólo contribuirá a empeorar la atención al afiliado y disminuir aún más la afiliación.

Y si ya el simple hecho de que se plantee la destrucción de puestos de trabajo como única “salida viable” ante una situación económica difícil es profundamente contradictorio con la naturaleza de un sindicato de clase, las circunstancias adicionales que concurren en este caso hacen aún más inaceptable la actuación de los dirigentes de la Federación.

En primer lugar, y siguiendo las pasos de las empresas con las peores prácticas antisindicales, la representación de los trabajadores fue revocada, en un proceso plagado de irregularidades, tal como se describe en la demanda presentada el pasado mes de mayo por una de las delegadas de personal afectadas por la revocación y que también fue despedida.

Una vez liquidada la representación sindical, desde la dirección de la Federación de Industria se filtraron los nombres de las compañeras y compañeros que iban a ser despedidos, intentando fomentar un ambiente de división y desconfianza entre los trabajadores de la Federación. En un comportamiento completamente incompatible con los principios más elementales del sindicalismo, dirigentes sindicales intentaron romper los vínculos de solidaridad que unen a los trabajadores de un mismo centro de trabajo o empresa, emulando las acciones más ruines de algunos patronos.

A estas prácticas inaceptables se suma la circunstancia de que los despidos se llevaron a cabo aprovechando las ventajas que para el empleador supone la Reforma Laboral del PP, que nuestro sindicato ha rechazado y combatido. Esta decisión del sindicato no sólo agrava la injusticia cometida contra las compañeras y compañeros despedidos, sino que es un error de fatales consecuencias, ya que ponen en manos de la Patronal un arma para desprestigiar al Sindicato y para debilitar la posición de los sindicalistas de CCOO que pelean en sus empresas para evitar que las medidas fuertemente lesivas para los trabajadores de la Reforma Laboral se les apliquen en casos de despido colectivo. Qué mejor argumento para los empresarios y para el PP que poder decir “No será tan mala la Reforma Laboral cuando CCOO la aplica en su propia casa…”

Y por último, los despidos se realizan en flagrante incumplimiento de la resolución aprobada por aplastante mayoría en el Congreso de Constitución de la Federación de Industria celebrado el pasado mes de marzo de 2014, en la que se planteaba que la actuación del sindicato respecto al tratamiento dado a sus propios trabajadores debería ser ejemplar y coherente con los principios del sindicato y con su rechazo a las leyes laborales del PP.

Los sindicalistas que apoyamos GanemosCCOO queremos expresar nuestro pleno apoyo a los compañeros y compañeras despedidos de la Federación de Industria que han decidido reclamar sus derechos ante los tribunales, al mismo tiempo que declaramos nuestra posición favorable a revertir estos despidos y reincorporar inmediatamente a los despedidos en sus puestos de trabajo. La clase trabajadora del Estado español se enfrenta a un durísimo ataque a sus derechos y a sus conquistas históricas, y todos los recursos materiales y humanos del sindicato son necesarios para impulsar una política de movilización masiva capaz de frenar esta ofensiva patronal.

Os esperamos a todos en los Juzgados de lo Social de Madrid, en los días y horas indicados en la cabecera de este llamamiento, para expresar nuestro apoyo y solidaridad con las compañeras afectadas y para dejar patente nuestra determinación de volver al camino de respeto y coherencia con nuestros principios que nuestros dirigentes jamás debieron abandonar.


Denuncias de Clase

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.