Toxo y Méndez se suman al coro de los que presionan por un “gobierno estable”

El pasado 26 de enero los máximos dirigentes de CCOO y UGT mantuvieron una reunión con la CEOE y la CEPYME “dentro del clima de cordialidad que siempre ha caracterizado sus relaciones”, según el comunicado emitido posteriormente y que nada comunica sobre lo allí discutido. Según El País, la reunión se convocó con el objetivo de hacer un pronunciamiento conjunto a favor de un gobierno estable, que garantice la seguridad jurídica y la recuperación económica, y decidieron crear un grupo de trabajo para elaborar propuestas para un eventual Gobierno de estas características, señalando que eran más los puntos que les unía que los que les separaba.

Es decir, en un momento político crucial, donde lo que está en juego es la continuidad o la ruptura con la política de recortes, Toxo y Méndez, asumen el objetivo y el discurso central de la Troika y la derecha. ¿Qué significa un gobierno que garantice la “estabilidad”? Pues obviamente, lo que todo el mundo entiende: un gobierno PP-PSOE-Ciudadanos. Lo están diciendo muy a las claras Felipe González y otros representantes cualificados del gran capital. ¿Y qué política defendería este gobierno “estable”? Pues la continuidad de las “reformas”, cuya aplicación, según ellos, es la única manera de no “ahuyentar” las inversiones y de no truncar la “senda del crecimiento”. Por cierto, un crecimiento que sólo se ve en los discursos oficiales, pero no en el día a día de la gente, azotada más que nunca por el desempleo, la precariedad, el trabajo a tiempo parcial, la falta de cobertura a los parados, los salarios de miseria y los recortes.

El objetivo político de fondo de esta reunión entre la patronal y la cúpula de CCOO y UGT es inequívoco, y es parte de la intensa campaña que la burguesía está orquestando para evitar a toda costa la formación de un gobierno de la izquierda, que estaría sometido a una enorme presión por abajo. La manera más efectiva de continuar con la siniestra labor del PP es con la llamada gran coalición. Y en vez de denunciarlo, en vez de apostar clara y contundentemente por un gobierno de la izquierda que asuma el objetivo urgente de detener los recortes y revertir todas las medidas antisociales de la anterior legislatura, los máximos representantes de CCOO y UGT salen a la escena para sumarse al coro de los que claman la “estabilidad”, es decir la estabilidad de los recortes, de los retrocesos en derechos sociales y democráticos, de la desigualdad social y del enriquecimiento de una minoría parásita.

Dados los precedentes, tampoco sorprende esta actuación de Méndez y Toxo. Después de las dos huelgas generales de 2012, ambos mantuvieron una pasividad total ante los brutales recortes del gobierno de Rajoy, para acabar, directamente, dando apoyos políticos explícitos a la derecha, como ejemplifican a la perfección las diversas fotos de la vergüenza con la patronal y/o el PP: desde aquella unos días antes de la primera Marcha de la Dignidad, hasta la de la sede del PP durante la precampaña electoral.

La dirección confederal no enmendó su escandalosa deriva en su resolución ante las elecciones generales del 20 de diciembre. Tras decir que CCOO y UGT se reunieron con los máximos representantes del PP, PSOE, Podemos, C’s, IU, Convergencia, PNV y Unió para exponerles las principales reivindicaciones de los sindicatos y detallar estas, la resolución se limita a añadir que “hemos constatado más coincidencias y mayores niveles de compromiso en las formaciones ubicadas en el espacio de la izquierda”, seguido por un llamamiento final equidistante y neutral: “Para CCOO, las elecciones generales constituyen uno de los momentos de mayor trascendencia en las sociedades democráticas, pues nos permite enjuiciar la acción de gobierno en la legislatura que finaliza y dirimir con la participación activa qué programa y qué formación nos merecen mayor confianza para gobernar en el futuro. En consecuencia, llamamos a la participación masiva de los trabajadores y trabajadoras y de la ciudadanía en las elecciones generales del próximo 20 de diciembre” (subrayados en el original). ¡Ni una sola crítica, ni explícita ni implícita, a las políticas sufridas por los trabajadores en estos últimos años!

En vez de seguir profundizando en esta política de paz social, lo que debería hacer la dirección de CCOO es movilizar a todos los trabajadores para hacer valer nuestra fuerza y lograr una mayor justicia social, exigiendo un reparto más justo de la riqueza y luchando por un cambio social profundo que nos lleve a un nuevo modelo de sociedad en el que la satisfacción de las necesidades de todos los seres humanos sea la ley suprema.

La clase obrera está padeciendo graves problemas. Su solución requiere otro sindicalismo. Por eso, desde GanemosCCOO llamamos al conjunto de la afiliación participar y luchar para enderezar el rumbo de CCOO, acabando con esta política de paz social que sólo está contribuyendo al deterioro de nuestras condiciones de vida y trabajo y volviendo a un sindicalismo combativo, de clase, democrático, asambleario e igualitario.


Denuncias de Clase

ENLACES

link IR

link SE

link LyC

materiales

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.